La contaminación del aire en el útero puede aumentar la PA en la infancia

Los niños expuestos a niveles más altos de contaminación del aire durante el tercer trimestre del embarazo de su madre enfrentan un riesgo más alto de presión arterial elevada en la niñez, según un estudio. Las partículas finas de 2,5 micras o menos (PM2,5) son una forma de contaminación atmosférica producida por los vehículos de motor y la quema de petróleo, carbón y biomasa, y se ha demostrado que entran en el sistema circulatorio y afectan negativamente a la salud humana.

“El nuestro es uno de los primeros estudios en mostrar que respirar aire contaminado durante el embarazo podría tener una influencia negativa directa sobre la salud cardiovascular de la descendencia durante la infancia”, señaló Noel T Mueller, profesor asistente de la Universidad Johns Hopkins de EE. UU.

“La hipertensión durante la infancia a menudo conduce a la hipertensión en la edad adulta y la hipertensión es la causa principal de enfermedad cardiovascular”, señaló Mueller, autor principal del estudio publicado en la revista Hypertension. Los investigadores examinaron a 1,293 madres y sus hijos que formaban parte del estudio grande y continuo de Boston Birth Cohort.

La presión arterial se midió en cada examen físico infantil entre los 3 y 9 años de edad. Los investigadores encontraron que los niños expuestos a niveles más altos de contaminación por partículas finas del ambiente en el útero durante el tercer trimestre eran 61 por ciento más propensos a tener presión arterial sistólica elevada en la infancia en comparación con los expuestos al nivel más bajo. Se sabía que una mayor exposición a la contaminación atmosférica en el tercer trimestre, cuando el aumento de peso del feto es el más rápido, ya influía en el (menor) peso al nacer, señalaron los investigadores.

Sin embargo, el estudio encontró la asociación con la presión arterial elevada independientemente de si un niño tenía bajo, normal o alto peso al nacer. La exposición de la mujer a la materia particulada fina antes del embarazo no se asoció con la presión arterial en su descendencia, lo que proporcionó evidencia del impacto significativo de la exposición en el útero. “Estos resultados refuerzan la importancia de reducir las emisiones de PM2.5 en el medio ambiente”, dijo Mueller.

“La exposición no sólo aumenta el riesgo de enfermedad y muerte en las personas expuestas directamente, sino que también podría cruzar la barrera placentaria durante el embarazo y afectar el crecimiento fetal e incrementar los riesgos futuros de hipertensión”, dijo.

Autor entrada: venezuela33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *