Las economías de las Américas están a punto de expandirse, pero muchas incertidumbres aún podrían frenar el crecimiento

Las economías de América Latina se están expandiendo de nuevo. Pero el problema es que el crecimiento es lento.

Y hay muchas incertidumbres que podrían minar la creciente vitalidad económica de la región, desde una serie de próximas elecciones en toda América Latina hasta el impacto de una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China y el resultado de las negociaciones del TLCAN.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) pronostica que las economías latinoamericanas crecerán un 2,2 por ciento este año y un 2,6 por ciento en el período 2018-2020. Venezuela, donde la economía está en soporte vital, es una notable excepción.

Si bien el crecimiento económico en la región es bienvenido después de un año lento en 2017 y dos años consecutivos de contracción económica en 2016 y 2015, “el crecimiento es demasiado lento para satisfacer los deseos de la clase media de la región”, dijo José Juan Ruiz, economista jefe del BID.

América Latina también sigue rezagada con respecto a las naciones emergentes de Asia y Europa, cuyas economías se espera que crezcan un 6,5 por ciento y un 3,7 por ciento, respectivamente, de 2018 a 2020.

En un nuevo informe, “Un Mandato para Crecer”, los analistas del BID dicen que América Latina continuará perdiendo su participación en el PIB mundial a menos que la región mejore los niveles de inversión y la calidad de las mismas.

“Necesitamos invertir más, pero sobre todo necesitamos invertir mejor”, dijo Eduardo Cavallo, economista principal del BID y uno de los autores del informe.

Dijo que existe una fuerte relación entre la inversión y el ahorro nacional bruto y que, en promedio, las tasas de ahorro en América Latina han sido más bajas que en otras áreas del mundo.

Otro factor que ha impulsado el crecimiento en las últimas décadas -el crecimiento de la población joven- también está desapareciendo a medida que las poblaciones latinoamericanas envejecen y las tasas de natalidad disminuyen.

“No tendremos los vientos de cola del dividendo demográfico”, dijo Cavallo. “Tendremos vientos en contra.”

Pero en el corto plazo, “el mayor riesgo[para América Latina] es la incertidumbre”, dijo Daniel Godinho, ex secretario de Comercio Exterior de Brasil y miembro del Consejo Atlántico.

Estados Unidos impuso un arancel del 25 por ciento sobre las importaciones de acero chino y un arancel del 10 por ciento sobre las importaciones de aluminio en marzo. En abril publicó una lista de importaciones chinas por valor de 50.000 millones de dólares, en su mayoría productos de alta tecnología, que podrían ser objeto de aranceles, y el presidente Donald Trump también ha dado instrucciones al Representante de Comercio de Estados Unidos para que considere si otros 100.000 millones de dólares en aranceles serían apropiados.

Si las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China se deterioran aún más, se podrían crear algunas oportunidades para algunos países latinoamericanos. China ha amenazado con aplicar aranceles de 50.000 millones de dólares a la soja, los aviones y los automóviles de Estados Unidos, por ejemplo, lo que podría estimular la demanda china de algunos productos manufacturados, soja de Brasil y aceite de soja de Argentina.

Autor entrada: venezuela33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *