Todo el mundo ya sabe cómo resultará la carrera presidencial de Venezuela

Mientras esperaba que volviera el poder, para que el banco finalmente abriera sus puertas, Rosa María Antúnez admitió que el 20 de mayo sería el primer día de elecciones en su vida adulta en que no votaría.

Antúnez, en sus 50 años, dijo que ninguno de los candidatos presidenciales venezolanos -incluido el propio presidente- parecía capaz de arreglar un país asediado por la hiperinflación, la escasez de alimentos, la emigración masiva y el caos generalizado.

Aunque hubiera un líder digno, Antúnez dijo que no creía que el presidente Nicolás Maduro -que se presenta a la reelección- permitiría que otro candidato ganara.

“Esta es la primera vez que decido no votar”, dijo mientras se sentaba frente al banco, abanicándose con una pila de papeles. “Todo el mundo ya sabe lo que dirán las máquinas de votación”.

Durante casi dos décadas, la administración socialista venezolana se ha enorgullecido del febril ritmo de las elecciones y de la habitualmente fuerte participación. El difunto Hugo Chávez se enfrentó a 14 elecciones desde que asumió el poder en 1998 hasta que murió en 2013, ganando todas menos una.

Pero la elección presidencial del domingo es diferente

Para empezar, Estados Unidos, la Unión Europea y muchos de los vecinos de Venezuela dicen que el sistema está más allá de la redención y que no reconocerán los resultados.

Como el gobierno de Maduro ha encarcelado a rivales y ha prohibido la participación de partidos políticos clave, la oposición ha respondido pidiendo un boicot.

Y luego están los que, como Antúnez, simplemente han perdido la esperanza de que el cambio pueda llegar en las urnas.

En un estudio reciente de Meganalisis, una firma venezolana de encuestas, 70 por ciento de la gente dijo que no votaría en la contienda del domingo y 77 por ciento dijo que no confiaba en el Consejo Nacional Electoral, que es el que cuenta las papeletas.

Si tanta gente se abstiene, Meganálisis predice que Maduro llegará a la victoria con sólo 3 millones de votos, o el 16,2 por ciento de los votantes registrados. Se espera que el rival más cercano de Maduro, Henri Falcón, un antiguo leal al gobierno convertido en disidente, obtenga sólo el 4,5 por ciento de los votos, y el pastor evangélico Javier Bertucci probablemente obtenga el 3,2 por ciento, según la compañía.

Otros encuestadores, incluyendo empresas muy respetadas como Datanalisis y Datincorp, dan a Falcón y Bertucci una ventaja sobre Maduro, ya que creen que los votantes de la oposición finalmente se opondrán al boicot.

Autor entrada: venezuela33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *